Seleccionar página

Desarrollo personal y bienestar emocional

A lo largo de la vida atravesamos diferentes etapas y estamos en constante evolución. Cada ciclo, y cada momento personal, tiene sus propias demandas, lo que nos exige contante aprendizaje y readaptación. Es normal que se produzcan desajustes, y que tengamos momentos de estancamiento o insatisfacción. Necesitamos pararnos a reflexionar, madurar lo vivido y fortalecernos para seguir avanzando.

En Crécere ofrecemos apoyo psicológico, y te ayudamos a explorar tu interior, definir tu camino, y desarrollar habilidades necesarias para recuperar el bienestar y progresar en tu desarrollo personal.

Apoyo Psicológico Y Bienestar

El deseo de dar salida a un proyecto no realizado, la insatisfacción personal, el estrés que nos provoca la dificultad para conciliar nuestro trabajo con nuestra vida familiar o los momentos de crisis relacionados con cambios de etapa vital, son ejemplos de situaciones que afectan a nuestro bienestar personal.

A veces sentimos que necesitamos un cambio, pero no sabemos muy bien cómo hacerlo o sentimos que nos faltan las fuerzas. Otras veces necesitamos ayuda para equilibrar las demandas que recibimos del exterior con nuestras necesidades interiores, gestionar el estrés y hacer nuestra vida más plena y saludable.

Autonomía y Toma de Decisiones

La adolescencia es un periodo de cambios en el que comenzamos a construir nuestra identidad. Uno de los mayores retos de esta etapa es ir adquiriendo autonomía en el camino hacia la edad adulta.

La autonomía no debe entenderse sólo como más independencia, sino que también implica asunción de las responsabilidades derivadas de nuestras decisiones.

Este proceso no ocurre en un día, cada persona tiene su ritmo, que depende de factores como madurez personal, asertividad, capacidad de autoregulación, sobre las que a veces es conveniente seguir trabajando incluso en la edad adulta.

Gestión de Emociones

Identificar las propias emociones, conocer el pensamiento que desencadena la emoción y ser conscientes de nuestra conducta son habilidades que nos capacitan para entender mejor el mundo que nos rodea y para establecer relaciones con los demás.

Aceptar y conocer las propias emociones facilita el entendimiento de uno mismo, nos ayuda a comprender nuestra forma de sentir, de actuar y de relacionarnos con los demás. Aprender a gestionarlas y a canalizarlas de un modo más positivo, nos va a permitir sentirnos más plenos.

En Crécere trabajamos la inteligencia emocional y formamos en estrategias y recursos que ayuden a canalizar las emociones de forma positiva.

Habilidades Sociales

Las habilidades sociales son una forma de inteligencia emocional y como cualquier otra competencia humana, pueden mejorarse a través de un aprendizaje adecuado.

El entrenamiento en habilidades sociales nos ayuda a comprender situaciones sociales, combatir el aislamiento, construir relaciones sanas, gestionar conflictos de manera más positiva y mejorar el autocontrol.

La mejora de habilidades interpersonales permite tener una adecuada interacción en diferentes contextos (sociales, familiares, de empresa), y constituye una de las bases necesarias para tener una vida exitosa y feliz.

Mejora de la Autoestima y el autoconcepto

Aceptarnos, no depender de la aprobación de terceros, confiar en nuestras capacidades y valorar nuestros logros son pasos necesarios para creer en uno mismo y sentirse seguro.

Acompañamos en el proceso de autodescubrimiento para reconocer y potenciar nuestras capacidades, mejorando el autoconcepto, y lograr la aceptación de uno mismo.

Una autoestima positiva favorece el aprendizaje y la creatividad, fomenta la interacción social y afianza la personalidad.

Asesoramiento Familiar y de Pareja

Tener una relación de pareja con vínculos fuertes supone que en el devenir del tiempo se han cuidado muchos aspectos: propiciar el autoconocimiento, incluir a la pareja en nuestro proyecto de vida, al mismo tiempo que respetamos su la libertad y permitimos su desarrollo individual; saber expresar nuestros sentimientos y deseos al otro y permanecer atentos a los suyos; compartir afectos y actividades placenteras, fomentar la compatibilidad sexual, evitar discusiones innecesarias y fomentar las necesarias.

La vida de pareja necesita aprendizajes sucesivos y continuos. Las personas implicadas en la relación de pareja avanzan si suman sus capacidades, resuelven limitaciones y armonizan esfuerzos.

En colaboración con especialistas en el área, te ayudamos a hacer el diagnóstico de la relación de pareja, identificando aspectos que favorecen la compatibilidad, áreas a desarrollar y mejora de la comunicación. Ofrecemos un asesoramiento personalizado, atendiendo a las etapas que se están viviendo en la relación, y al contexto. Apoyamos también el desarrollo de habilidades sociales que favorezcan el establecimiento de nuevas relaciones y formación de vínculos estables.

Negociación y Solución de Conflictos

El conflicto forma parte de nuestras vidas, porque somos seres sociales que interactuamos con otros, cuyos valores, necesidades e intereses no siempre son iguales a los nuestros. Por ello, olvidemos la etiqueta negativa que frecuentemente acompaña al término, sustituyéndola por una concepción positiva del conflicto como una oportunidad para enriquecernos y crecer.

La solución positiva de conflictos requiere de la capacidad de empatía y toma de perspectiva que nos permiten comprender y valorar otras posturas, así como de la asertividad necesaria para expresar la nuestra. Es necesaria también una buena capacidad de comunicación y negociación, para poder adoptar acuerdos con un enfoque constructivo ganar-ganar, gestionando eficazmente las emociones que se desatan en el proceso.

En Crécere trabajamos a nivel individual y con grupos o equipos de trabajo desarrollando las habilidades y favoreciendo el clima necesario para la solución positiva de conflictos en el ámbito escolar, socio-familiar y profesional.

Desarrollo profesional y empresa

Educación, aprendizaje y talento